Andreu

Erase una vez un pueblecito llamado Novelda en el que vivía una familia que esperaba el nacimiento de su hijo Adreu. Cuando llegó la fecha señalada en que su mamá dió a luz, todos los habitantes de la localidad visitaron la casa de la familia para entregar sus obsequios.

Yo estuve tejiendo un muñeco de amigurimi durante los últimos meses del embarazo y cuando Adreu nació ya lo tenía listo para llevárselo.

Desde entonces duermen juntos en la cama y es la razón por la que los dos tienen una sonrisa permanente.

amigurimi

Anuncios
(maquinariadelanube)

Arte, libros, cine, conexiones. Alta fontanería

Laura Garví

e-motion design

A %d blogueros les gusta esto: